Miriam Mayorga, un camino de esfuerzo y corazón que comenzó en Bariloche y se proyectó al mundo

Idolatrada como jugadora de fútbol y consagrada como profesional de la salud, la médica barilochense Mirian Mayorga marcó un camino de sacrificio, responsabilidad y esfuerzo trascendiendo estereotipos y marcando un ejemplo de superación.

La jugadora (31) fue una de las figuras de “Las Gladiadoras”, el equipo de Boca Juniors que este martes vapuleó a River Plate 7 a 0 y se consagró campeón del primer torneo fútbol femenino profesional de Argentina.

Hoy, reconocida en el ámbito deportivo, no se olvida de los sacrificios y el esfuerzo que atravesó en sus inicios en el fútbol femenino de su ciudad, abriéndose camino en un mundo de hombres, y continuando con sus estudios universitarios que la llevaron a graduarse como Doctora en Medicina.

Esos logros emocionan a los rionegrinos y rionegrinas desde hace tiempo y en especial en los últimos años, cuando llegó a la Selección en 2017, y protagonizó proezas en la Copa América, las Eliminatorias en 2019 y la inédita participación en el Mundial de Francia de 2019, donde no clasificaron a octavos pero se jugaron partidos memorables.

Pura admiración

Quien sabe y mucho, del sacrificio y esfuerzo que significa llegar y trascender deportivamente, es el secretario de Deporte de Río Negro, Diego Rosati, que llegó a convertirse en medallista argentino en los Juegos Panamericanos de varias ediciones, en un deporte tan marginal como el judo.

“La felicito y la admiro mucho. Es extremadamente relevante la carrera deportiva de Miriam, ahora en el fútbol argentino profesional en un club como Boca o a nivel de Selección, pero mucho más valioso si se piensa en el ámbito amateur en el que se desarrolló siempre y en la estructura machista en la que fue superándose”, expresó Rosati.

Destacó que a la par de ese gran esfuerzo, que exige entrenamiento permanente y una vida distinta a la de sus pares por las renuncias a las que se obliga, estudió mucho en la primaria, secundaria y universitaria hasta convertirse en médica. Un desafío académico también de enorme exigencia y sacrificio.

“Eso muestra un carácter, temple y corazón tremendos, en especial ante nuestra sociedad, por lo que se convierte en un ejemplo deportivo y profesional. Más como mujer, donde la exigencia es mucho mayor. Salió de Bariloche y se proyectó al mundo, y es un modelo para todas las chicas de esta provincia”, agregó.

Paralelismo con la “Peque”

Rosati tiene una amistad de años con la consagrada judoca Paula “la Peque” Pareto, campeona olímpica y también médica, y considera que puede trazarse un paralelismo entre la carrera de ambas deportistas y profesionales.

“Paula tuvo una carrera muy difícil, el judo es un deporte muy marginado, pero con su personalidad, fuerza y lucha por sus ideales, entrenó y estudió sin descanso siempre. Seguro que Miriam sigue su mismo camino”, graficó.

Recordó que Pareto “fue campeona olímpica y a los pocos días ya estaba entrenando de nuevo, como siempre. Estoy seguro que Miriam luego de salir campeona con Boca y festejar, va a volver a los entrenamientos y su vida profesional. Da un mensaje para todas las chicas y los chicos de nuestra provincia, tener las mismas oportunidades en el deporte, inclusive en deporte adaptado. Todas pueden llegar a donde quieran. Lo físico está en un segundo plano, importan las ganas, el esfuerzo, seguir los ideales. Si los resultados no llegan no importa, siempre hay que seguir, ese es el camino”, expresó el funcionario provincial.

“Río Negro nos abre las puertas todos los días para aprender, escuchar y mejorar. Y ejemplos como el de Miriam nos abren los ojos para ver esto”, remató.

Ejemplo deportivo y humano

El legislador rionegrino Juan Pablo Muena recuerda las alegrías que le dio Mayorga a toda la provincia, cuando tuvo la suerte de acompañar su carrera como titular de la Secretaría de Deporte de Río Negro, hasta 2019.

“Es un ejemplo deportivo y humano. Arrancó muy chica en el deporte, entre tantas chicas, y con esfuerzo, sacrificio y constancia llegó muy lejos. Siempre entrenó fuerte, se dedicó con todo al deporte, y en forma paralela estudió y se recibió de médica. Pasó por varios equipos en Bariloche y el país. Llegó a vestir la celeste y blanca, que es lo que sueñan todos los deportistas, y el año pasado fichó en Boca, para ser campeona”, resaltó Muena.

La ídola

Miriam nació en Bariloche el 20 de noviembre de 1989 y a los 10 años de edad tuvo un modesto inicio en el fútbol infantil de salón en el club Las Mutisias.

Como volante central, luego jugó en Llao Llao y en Luna Park, hasta que fue reclutada por el club de Villa Lynch (provincia de Buenos Aires) UAI Urquiza, campeón del fútbol femenino de AFA en el ciclo amateur, con el que logró cuatro títulos en la liga argentina y tres copas Libertadores.

El 30 de agosto de 2017 debutó en la Selección Argentina en un amistoso contra Uruguay, a partir de lo que vistió la casaca nacional en varias instancias, entre las que se destacan el Repechaje de 2018 que le dio al país su primera oportunidad de jugar un Mundial femenino, y luego en el certamen mayor de Francia 2019, donde actuó con la camiseta número 14.

En agosto de 2020, en plena pandemia, no pasó desapercibida su integración al Club Boca Juniors, con el que dio la vuelta olímpica esta semana.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (100%)