Comallo: Inyectaron cloruro de potasio a la mujer que fue al hospital y murió

El abogado Alejandro Pschunder informó que se determinó que Raquel Muñoz murió por un paro cardíaco y no por un shock anafiláctico, tras acudir a la guardia del hospital de Comallo por un dolor de muela. Señaló que se confundieron y disolvieron el antibiótico inyectable en cloruro de potasio. Se investigan responsabilidades.

«Está prácticamente probada la impericia y negligencia por parte de la persona que aplicó la inyección a la señora Muñoz, que tenía un problema de dolor de muelas y una receta de un medicamento que le había dado el odontólogo que no fue lo que se le aplicó», dijo el abogado Alejandro Pschunder. Explicó que el médico, que no estaba presente en el hospital, indicó un antibiótico y al momento de disolverlo, en lugar de usar agua destilada o suero fisiológico, lo disolvieron con una ampolla de cloruro de potasio, «que lo que produce a una persona cuando se lo inyectan es un paro cardíaco y eso fue lo que sucedió».

Manifestó que cuando fue a hacer la disolución del antibiótico para darlo por vena lo diluye con cloruro de potasio, por eso produjo el paro cardíaco y está mal el certificado de defunción que dice shock anafiláctico. «No se murió por un edema de glotis, se le paró el corazón directamente», sostuvo. No se sabe si quien la atendió es enfermero o ayudante de enfermería. Pschunder comentó que si es ayudante no está autorizado a ninguna intervención de este tipo y esto podría involucrar al médico. Destacó el trabajo de la fiscal Cendón, dado que están secuestrados todos los elementos y se consiguió un laboratorio para determinar lo que había en la jeringa y los frascos. Una vez hecha la pericia viene la segunda parte que es la de la imputación o responsabilidades, como saber si es enfermero o no. «Esto hace responsable a la provincia, porque es un hospital del Estado», sostuvo y lamentó que «es increíble que una persona con un dolor de muelas la terminan matando por no leer lo que están administrando».

Aclaró que según los protocolos de salud no cualquiera puede administrar cualquier cosa. «El que lo dispuso fue el médico que estaba de guardia en su casa con un handy«, manifestó y agregó que en realidad en la Línea Sur no hay médicos que quieran cubrir cargos, como lo muestra el hecho de que «el director del hospital es un médico venezolano de 24 años. No es que hay mala voluntad, no hay personal idóneo, todo justifica la pandemia», sostuvo.

El abogado explicó que esto entra dentro del homicidio culposo, que prevé una pena que no es de prisión efectiva salvo que tuvieran antecedentes penales anteriores. «Por eso no hay nadie preso, no es que la justicia no esté trabajando», afirmó.

«Fue sin duda un descuido inaceptable, y hoy tenemos estas consecuencias gravísimas, son cosas que no pueden pasar, vos no podés ir por un dolor de muela y terminar muerto», expresó.

 

Gentileza: Bariloche 2000

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (4%)
  • Me Gusta (5%)
  • Me Interesa (10%)
  • Me Enoja (82%)