21 Años de un Doloroso Accidente Aéreo

El 6 de abril de 1994, a las 13,25, aterrizó en el aeródromo de Ingeniero Jacobacci el avión marca Metro III de SAPSE (Servicios Aéreos Patagónicos Sociedad del Estado). La aeronave se dirigió a la plataforma, donde detuvo su marcha y los pasajeros comenzaron a desembarcar. Por protocolo, en aeropuertos pequeños que carecen de ciertos instrumentos, se permite a los pilotos dejar encendida una de las hélices, fue así que el motor derecho, opuesto a la puerta de embarque y desembarque quedó funcionando.
Guiados por el copiloto, los pasajeros que descendían del Metro III permanecieron al lado del fuselaje aguardando por los bolsos que se entregarían en la puerta de la bodega, alejados de la hélice en marcha, ubicada del otro lado del avión.
Patricia Liliana Elsa Fabro de Saber bajó del avión feliz, con su bebé de 15 días en brazos. En el edificio aeroportuario la esperaba su marido Ciro Adrián Saber. El encuentro era largamente esperado y Liliana le entregó el niñito a Adrián para volver a ayudar a su madre, también pasajera del avión, con las maletas.
Se cruzaron en el trayecto del edificio al avión, y a pesar de que la madre de Liliana ya llevaba consigo el equipaje, la mujer notó que faltaba un bolso con documentación. En ese momento, volvió a dirigirse a la aeronave en busca del faltante. Lo obtuvo, pero en lugar de retornar por el camino que la había llevado hasta allí, rodeó la aeronave por su parte trasera para volver al edificio del aeropuerto y lo hizo por el lado contrario. La escena fue fatal. La hélice aún encendida terminó con la vida de la pasajera en el acto.
El juicio
Seis años y medio después del accidente, en noviembre de 2000, la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló en las demandas que realizaron los familiares de la víctima.
Primero estudió las versiones de las partes involucradas, y señaló, en el voto mayoritario de la Corte menemista, que la empresa tenía la obligación de tomar todos los recaudos necesarios y disponer de personal idóneo en plataforma para controlar y guiar el desplazamiento de los pasajeros a fin de evitar que se aproximen a la planta propulsora que se mantiene en marcha”.
Luego de una larga serie de consideraciones, condenó a la empresa estatal y al comandante José Daniel Marzialetti a pagar una suma de dinero a los familiares de la víctima.

 

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.