Valcheta: Grupo de Facebook que permitió descubrir una red internacional de pedofilia

Angel F. nunca imaginó lo que descubriría al ingresar en un grupo público de Facebook bautizado «Solos y solas». Primero recibió una invitación para sumarse a chats de WhatsApp y, a poco de acceder a las conversaciones virtuales, advirtió que estaba ante una red internacional de pedófilos dedicada al «tráfico e intercambio de videos e imágenes con contenido sexual infantil y abusos sexuales de menores de edad».
Eso pasó en 2017. Hizo la denuncia y hoy, al cabo de tres años de investigación, la Policía Federal hizo una serie de allanamientos en San Miguel, Marcos Paz, Pergamino, Quilmes, Lanús, Longchamps, en territorio bonaerense, y en las provincias de Chaco, Salta, Santa Fe, Córdoba y en Valcheta, Río Negro. Se secuestraron notebooks, celulares, cámaras de fotos digitales, tarjetas SIM de teléfonos móviles y documentación con anotaciones de páginas web, según informaron a calificadas fuentes judiciales.
Pero no solo hubo procedimientos y allanamientos en la Argentina. Según informó el Ministerio de Seguridad de la Nación, hubo tres detenidos en Colombia y uno en Rusia. Se trató de una investigación internacional denominada Operativo Terra.
«Tras analizar el material probatorio alojado en la memoria interna del teléfono celular y de dos tarjetas de memoria micro SD del denunciante, se constató la existencia de abonados telefónicos con códigos de área de diferentes partes del mundo que participaban en forma activa en los grupos de WhatsApp mencionados, desde cuyos aparatos de telefonía celular compartían las imágenes y videos», sostuvo la fiscal de Lomas de Zamora María Recalde en un dictamen presentado ante el juez de Garantías Gabriel Vitale, que habilitó los allanamientos en la provincia de Buenos Aires.
Hace dos años, después de la denuncia de Ángel F., la Justicia dio intervención a la División Delitos Cibernéticos contra la Niñez y la Adolescencia de la PFA para que desentrañara la actividad de la red de pedófilos. Los detectives policiales, a poco de comenzada la investigación, «comprobaron la existencia de varios ciudadanos argentinos radicados en diferentes provincias que compartían fotografías y videos con
Se identificaron a 406 abonados en la Argentina y otros 1715 participantes de la red de pedofilia distribuidos en 46 países como, Estados Unidos, Canadá, México, Rusia, Colombia y Alemania, entre otros
Durante la pesquisa, los especialistas de la Federal buscaron en redes sociales para determinar si los niños y niñas víctimas de la red de pedofilia eran familiares o conocidos de los sospechosos. Eso es aún materia de investigación, explicaron las fuentes consultadas.
«Los videos que pudimos recuperar eran terribles: fotografías y filmaciones de abusos sexuales de menores de edad», afirmó una calificada fuente con acceso al expediente, aún sorprendida por lo que llegó a ver en los archivos analizados por los detectives de la Federal.Según se desprende del dictamen de la fiscal Recalde, se pudo reconstruir cuántos archivos de video con «contenido de explotación sexual infantil explícitos» enviaron por medio de WhatsApp las personas investigadas.
Uno de los sospechosos llegó a mandar 32 archivos; otro, 23; un tercero, 17, un cuarto 13, y hubo varios que enviaron al menos un documento con imágenes abyectas.
«La fisonomía física de uno de los menores explotado sexualmente en una de las filmaciones recuperadas es parecida a la del niño que aparece de contacto de WhatsApp de una de las personas investigadas. Lo que indicaría que podría ser un familiar», sostuvo una fuente del caso.
El objetivo de los allanamientos solicitados por la fiscal Recalde fue el de secuestrar computadoras, soportes magnéticos, pendrives, discos rígidos, cámaras de foto, teléfonos celulares y todo «soporte magnético que pudiera ser utilizado tanto para obtener placas fotográficas y videos, como para almacenar ese tipo de archivos».

En Río Negro
El Ministerio Público Fiscal requirió dos allanamientos a sendas viviendas de la localidad de Valcheta. En uno de los domicilios viviría un hombre, acusado de integrar un grupo de whatsaap que compartía imágenes y videos con contenido de explotación sexual infantil. La causa se sustancia en diversas jurisdicciones del país ya que hay más de una treintena de personas que integraban dicho grupo.
El allanamiento se realizó en la mañana de hoy en la mencionada localidad y arrojó resultado positivos, con el secuestro de gran cantidad de dispositivos electrónicos que serán peritados especialmente por la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones de la Procuración General. Trabajará en ello también la Dirección de Informática Forense.
Entre los elementos secuestrados se cuentan un CPU, un disco duro externo, gran cantidad de tarjetas de memoria, cds room y pen drives. Además se peritará una tablet y una decena de celulares, muchos de ellos apagados y sin batería.
Cabe recordar que, para la investigación unificada de este tipo de casos, la provincia de Río Negro cuenta con un protocolo de investigación de ciberdelitos, creado por la Procuración General a la luz de un instrumento similar elaborado por el Ministerio de Seguridad de la Nación y que adhiere a la “Guía de buenas prácticas para obtener evidencia electrónica en el extranjero”.
El documento enfatiza en la función de la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones (Oitel), a cuyos integrantes les endilga la responsabilidad de ser los únicos que pueden examinar y analizar la evidencia digital recolectada en el marco de las investigaciones, buscando preservar en todas las ocasiones la prueba original. Dentro de éste área se encuentra, además, el referente provincial que recibe las causas de explotación sexual infantil y las remite a las Fiscalías rionegrinas correspondientes para el inicio de las investigaciones.
Entre las pautas específicas de actuación, el protocolo impone reglas para la recepción de la denuncia, la atención que debe brindarse a denunciantes menores de edad, las condiciones imperantes en la investigación preliminar y el modo de actuar en los allanamientos. Además da instrucciones precisas acerca de qué tipo de dispositivos electrónicos deben secuestrarse, cómo manipularlos para evitar pérdida de información y de qué forma garantizar una cadena de custodia que reduzca las posibilidades de futuras nulidades en el marco de la causa judicial.
Asimismo indica que el trabajo judicial debe realizarse sobre copias del material obtenido, procurando preservar el original de manera inalterable y puntualiza cuál es la prueba que puede ser susceptible de secuestro entre la que nombra los chats y blogs, juegos infantiles o de contenido sexual, registro de actividad en internet y directorios de archivos encriptados. Agrega además cualquier tipo de papel que contenga contraseñas anotadas, notas y manuales.
Entre otros aspectos, el protocolo destaca que para llevar adelante este tipo de casos, los fiscales podrán hacer uso de los medios de investigación dependientes de la Procuración General y requerir, de ser necesario, la colaboración con agencias provinciales, nacionales o internacionales especializas en la materia.

FUENTE: La Nacion/MPF
Que te ha generado esta noticia?
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (2%)
  • Me Gusta (5%)
  • Me Interesa (16%)
  • Me Enoja (77%)