Solicitan inhabilitación profesional y prisión en caso de mala praxis

El fiscal del caso Luciano Garrido solicitó 6 años de inhabilitación para ejercer la profesión y una pena de 1 año de prisión en suspenso para un médico acusado de homicidio culposo (Art. 84 del Código Penal) por la muerte de un niño de 12 años ocurrida el 21 de marzo de 2014.

“El médico que estaba de guardia en el sanatorio privado actuó con comportamiento negligente, omitiendo cumplir con su deber profesional, obligado por su posición de garante a realizar prácticas médicas básicas para despejar todo tipo de duda y diagnosticar el cuadro. Pudiendo haber realizado esas prácticas, provocó el resultado del deceso”, sostuvo el fiscal.

Con la familia de la víctima presente en la audiencia, el fiscal dijo que el suceso estaba acreditado por el reconocimiento y los dichos del imputado, el libro de actas de la atención de la guardia del sanatorio privado de Roca, las declaraciones en debate de la madre, el padre y la hermana del menor, como así también el médico que atendió al chico en el último momento y el médico forense Ismael Hamdan.

“Esta madre se trasladó con su hijo en colectivo desde Mainqué hasta esta ciudad porque su hijo tenía cólicos, vómitos y ella entendió que la situación era grave, que era más prudente y beneficioso ir a un lugar de mayor complejidad, aprovechar que tenía obra social, en vez de ir a la sala de primeros auxilios de su localidad”, dijo Garrido.

Luego de que fueron atendidos en la guardia, volvieron a su casa con el diagnóstico de gastroenteritis aguda, teniendo el niño que guardar reposo por 48 horas. “Esta cuestión surge del certificado médico aportado por la familia” explicó el fiscal, y “además el chico tenía que tomar unas gotas para disminuir los vómitos y realizar dieta líquida”.

Al día siguiente, comentó el representante del Ministerio Público Fiscal, “se trasladaron a Roca en un auto que les prestó un vecino y ya nada se podía hacer por su hijo”.

Respecto a la pericia realizada por Hamdan, que practicó la autopsia a la víctima y analizó la historia clínica, Garrido sostuvo en su alegato que “el médico forense dijo que el cuadro de peritonitis aguda se debía a una apendicitis aguda que se encontraba presente al momento de la consulta médica el 19 de marzo, es decir, el niño ya había arribado al sanatorio con el cuadro. Y agregó que el doctor de guardia no había arribado al diagnóstico correcto”. Finalmente, el fiscal del caso mencionó que “pocas veces en causas como estas las conclusiones periciales son tan contundentes”.

La querella compartió los términos del alegato de la fiscalía e insistió en que la familia confió en el médico y en el lugar al que asistían. Pidió una pena de 3 años de prisión en suspenso y una inhabilitación especial de 8 años. Por su parte, la defensa particular solicitó la absolución de su asistido ya que “lo que sucedió fue después del período de ventana indicado”.

La lectura de la sentencia a cargo del juez Juan Pablo Chirinos será el 1 de diciembre a las 13:00 en el subsuelo de Tribunales.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Interesa (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • Me Enoja (0%)
  • Me Gusta (100%)