Salud trabaja en el diagnóstico y tratamiento de la hidatidosis para un mejor abordaje

Con unos 35 inscriptos comenzó ayer el «XXI Curso de Epidemiología, Diagnóstico y Tratamiento de la Hidatidosis», que tiene como fin es capacitar a médicos de la zona endémica en diagnóstico y tratamiento de la hidatidosis para un abordaje precoz y oportuno de los casos.

Las jornadas, que se que se dictan en la Provincia desde el año 2000, constarán de una parte teórica virtual y una práctica cuya realización quedará sujeta a la situación epidemiológica y protocolos COVID-19.

Desde la coordinación explicaron que habiendo demostrado la mayor sensibilidad y especificidad de la ecografía para el cribado poblacional (screening) en hidatidosis abdominal con respecto a la serología, Río Negro la adoptó, en 1997, como método de elección para tales fines.

La ecografía es un método diagnóstico inocuo, rápido, repetible y relativamente económico en áreas donde la hidatidosis abdominal es endémica.

La utilización del ecógrafo para la detección de la hidatidosis abdominal es de fácil aprendizaje, por lo que la enseñanza y entrenamiento de médicos generalistas o de áreas rurales se ha transformado en una nueva estrategia para que profesionales de las zonas endémicas puedan realizar dicha práctica en forma local para el diagnóstico y seguimiento. Una vez detectado y confirmado los casos, el curso orienta el tratamiento tanto de los pacientes asintomáticos como sintomáticos en base a las Normas de diagnóstico y tratamiento de la hidatidosis humana del Ministerio de Salud de la Provincia actualizado en el año 2018.

El curso está dictado y coordinado por los referentes médicos Juan Carlos Salvitti, Leonardo Uchiumi, Mariano Sobrino, Hebe Tisot, Oscar Panomarenko y Alejandro Solar, y los de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, Marcos Arezo, Guillermo Múgica, Daniel Araya y José Luís Labanchi, entre otros, quienes conforman parte del Programa Provincial de Hidatidosis.

Al finalizar este curso los participantes habrán logrado familiarizarse con el manejo del ecógrafo en sus funciones básicas, reconocer órganos como el hígado, bazo y riñones y vejiga. Podrán realizar ecografías en forma independiente enfocadas a la detección de casos de hidatidosis abdominal; como así también definir una estrategia de tratamiento clasificando a los quistes hidatídicos, según su localización, tipo, tamaño y si es sintomático o no. De manera que determinará qué casos podrá tratar localmente y cuáles deberá derivar a un centro de mayor complejidad.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)