Región Sur: Pronunciamiento de las comunidades educativas de la zona sur I

Los abajo firmantes, directivos de las instituciones Educativas de Nivel Medio, Residencias y equipos docentes pertenecientes a la zona sur I, queremos expresar nuestro posicionamiento con respecto a lo enunciado por la Res. 2580/20 “Propuestas de Evaluación de las Trayectorias Escolares” y la Res. 2606/20 que rectifica el calendario escolar, estableciendo fechas para dar continuidad a las “Jornadas de capacitación del programa Nacional de Formación Permanente” para el día 09/06 y un encuentro institucional para el día 10/06. Ante estas consideraciones de acuerdo a la inmediatez con que fueron emitidas son inconsultas, unilaterales y carentes de fundamentos. Estás definiciones las toma el vocal a cargo de la presidencia del cuerpo de colegiados del CPE con el único fin de continuar con las exigencias a los compañeros supervisores, directivos y docentes de cada establecimiento educativo de la provincia. Ante esta iniciativa del ministerio surgen algunos interrogantes: ¿cómo se llevará a cabo un espacio institucional con 95 personas, sin tener en cuenta el contexto de cada región? ¿Qué herramientas nos brindarán a los equipos directivos para poder llevar a cabo nuestro trabajo? Definiciones que evidencian el interés del ministerio en cuanto a la dimensión pedagógica y la “cierta normalidad” que se pretende instalar sin considerar el particular contexto actual, desconociendo totalmente las desigualdades en cuanto a la conectividad que no solo padecen nuestros estudiantes, sino también docentes. En este proceso, resulta imposible separar la dimensión socio-comunitaria en el sostenimiento de las trayectorias escolares sin descuidar la centralidad de la dimensión pedagógica, porque conocemos la realidad socioeconómica que poseen nuestros estudiantes y sus familias que los posiciona en clara desventaja para transitar el proceso de enseñanza-aprendizaje en este contexto tan complejo. Por ello, exigimos la derogación de ambas resoluciones y que de manera conjunta se garanticen los medios para trabajar en la elaboración de una nueva norma que contenga las necesidades educativas de nuestras comunidades con la participación y aportes de las mismas. Consideramos que estas son resoluciones unilaterales que no responden a la realidad que venimos atravesando, lo que pone en evidencia una vez más la
2
ausencia de la DES y por ende del Ministerio de Educación de la provincia. Ante esto, el colectivo docente de la línea sur se pronuncia y expone que:
● Los equipos directivos, docentes y equipos de inclusión hemos asistido a las familias y estudiantes que no pudieron acceder a las plataformas educativas, en la mayoría de las ocasiones con materiales propios para la realización de las fotocopias. Los cuadernillos enviados por nación aparte de haber llegado tarde fueron escasos. Asimismo, colaboramos con el armado y entrega de módulos alimentarios, en un intento de cubrir la desigualdad educativa y social que se profundiza día a día. ● Las acciones llevadas a cabo para dar continuidad en cuanto a lo pedagógico fueron diseñadas por cada institución, en muchos casos con recursos escasos. Se crearon plataformas, distintos canales de comunicación y dispositivos institucionales diversificados, contactos con los medios de comunicación con la finalidad de democratizar el conocimiento y fomentar la igualdad de oportunidades. ● Para poder cumplir con lo antes mencionado, las condiciones de trabajo docente se priorizaron desorganizando nuestra vida diaria, resolviendo situaciones con recursos propios para hacer frente a la situación de desigualdad social que la actual coyuntura agravó. ● Desde el inicio de la APSO no se establecieron las estrategias pedagógicas didácticas, ni las herramientas necesarias para la implementación de los mecanismos de evaluación y acreditación en el contexto actual. Tampoco se estableció un marco de acción concreto para todos los integrantes del sistema educativo. Por lo expuesto, solicitamos lineamientos normativos y pedagógicos que acompañen las trayectorias escolares acordes a la situación actual. También, requerimos la esencialidad de normas claras que acompañen la labor y exigimos definiciones precisas con respecto del calendario escolar. ● Expresamos nuestra disconformidad ante la información brindada por el ministerio de educación, con la que se asegura que “el 91% de los estudiantes poseen conectividad”. Al respecto, queremos aclarar que ese dato no se condice con la realidad de nuestra región, donde el porcentaje de conectividad no es en absoluto ambicioso, pues se llega a menos de la mitad del total de estudiantes, por lo cual se hace imposible la retroalimentación y la interacción
3
entendida como el intercambio recíproco. Asimismo, cabe expresar que el hecho de que haya conexión tampoco garantiza plenamente la entrega de los trabajos y las oportunidades de realizar las devoluciones correspondientes. Coexisten a las claras realidades muy diversas que estamos intentando contemplar y sostener aun en las condiciones gravemente desfavorables en las que nos encontramos. ● A partir de estos datos irreales se avanza en el diseño unilateral de la resolución 2580/20, postulando la confección de “informes evaluativos de las trayectorias escolares de los estudiantes donde se reconozca y valore lo realizado y que pueda ser sometido a una lectura compartida y un intercambio con las familias. A su vez, se plantea tomarlos como punto de partida para continuar el proceso de enseñanza – aprendizaje y parte inherente de la acreditación y promoción”. En función de esto, solicitamos que se derogue esta resolución por formar parte de una mirada parcial e inconsulta sin conocer las territorialidades particulares de cada localidad donde ejerce cada docente su rol. El espíritu de esta resolución profundiza las desigualdades sociales y cercena el derecho a la educación que el estado debe garantizar. Respecto a esto nos preguntamos ¿Cómo valoramos la construcción del aprendizaje, a través de un informe evaluativo que desconoce el aspecto biográfico del estudiante atravesados por realidades socio-económico-culturales diversas? ● Teniendo en cuenta todo lo mencionado anteriormente, consideramos que desde las autoridades del ministerio más que acompañar a los docentes y a los estudiantes en este periodo, se trata de fiscalizar y controlar, respondiendo a un modelo burocrático–administrativo contradiciendo a la formación integral, a la evaluación formativa y a la retroalimentación que se pretende. ● Por su parte, el ministerio pretende construir una nueva escuela en el actual contexto, pero por otro lado se aferra a un calendario escolar que se proyectó para otra realidad educativa. Y a su vez, este se modifica con la emisión de nuevas resoluciones como la N° 2606/20, que muestran la incoherencia y la falta de planificación del ministerio respecto de cómo continuar. ● Por otra parte, queremos expresar que en nuestra región existe una brecha en cuanto a estructura digital que permita transitar este período de virtualidad. Además parte de la población estudiantil vive en las zonas rurales que
4
imposibilita aún más la conectividad y el seguimiento de sus trayectorias escolares. ● Frente a todo lo expuesto, queremos destacar el compromiso y la entrega de cada uno de los docentes en el trabajo realizado para dar continuidad al proceso de enseñanza-aprendizaje, definiendo instrumentos de seguimiento pedagógico y acompañando en cuanto a lo vincular a los estudiantes y sus familias, atendiendo a la dimensión socio-comunitaria, sobre todo en los contextos más desfavorables. ● En consonancia con esto, pedimos se fije una fecha de discusión paritaria para abordar todos los aspectos posibles en materia de diseño de propuestas pedagógicas y edilicias en este contexto de “nueva normalidad” para acordar de qué modo será el regreso a las aulas. ● Por último, consideramos que todas las decisiones que se definen desde las autoridades del ministerio dejan de lado la subjetividad de nuestros estudiantes, sin tener en cuenta los procesos emocionales y psíquicos que todo este contexto genera en cada uno de ellos. ● Culminamos este pronunciamiento citando un concepto nodal de los diseños curriculares que es el de Justicia Curricular, que atienda a los sectores invisibilizados, desfavorecidos y que no profundice aún más las desigualdades. El criterio de justicia curricular es la disposición de una estrategia educativa para producir más igualdad en todo el conjunto de las relaciones sociales al que está unido el sistema educativo. Evidentemente el ministerio de educación se ha quedado en el plano de lo discursivo, ya que en las últimas decisiones transmitidas en las resoluciones se contradice con la justicia curricular que tanto pregona.
Pronunciamiento de las comunidades educativas de la zona sur I 05 de junio 2020 (1)

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Aburre (7%)
  • No me Gusta (7%)
  • Me Enoja (14%)
  • Me Interesa (21%)
  • Me Gusta (50%)