«Para el pueblo lo que es del pueblo»

El Presupuesto presentado por el Poder Ejecutivo Nacional para el año 2019, que ya obtuvo media sanción en la cámara de Diputados, será debatido en el Senado de la Nación y está diseñado para cumplir con el ajuste que exige el Fondo Monetario Internacional para garantizar el pago de la deuda externa, mientras que la generación de empleo, redistribución de la riqueza y el crecimiento económico, que favorecerían a la mayoría de los ciudadanos, están ausentes.

Para educación, el presupuesto es apenas un 13,7 % mayor que el de 2018 en términos nominales, muy lejos de alcanzar la devaluación del peso en términos inflacionarios que superará largamente el 40% este año. Los pagos de servicios de deuda superarán en más de 24 veces a los fondos destinados a las obras de agua potable y alcantarillados, en 20 veces a las de vivienda y urbanismo, en casi 13 veces a las de ciencia y técnica y en cuatro veces a las de salud. El peso de los intereses de deuda que se pagarán en 2019 representa un monto equivalente a 353 millones de Asignaciones Universales por Hijo, 69 millones de jubilaciones mínimas, casi 56 millones de salarios mínimos y la construcción de casi 20 mil jardines de infantes. Con todo, en 2019 se pagarán más de un millón cien mil pesos por minuto, en concepto de intereses de la deuda pública (número que variará con la cotización del dólar durante el año que viene).

El Papa Francisco en el mensaje que enviara a la fundación Populorum Progressio, en ocasión de su 25° aniversario alertó sobre el problema que genera la deuda externa para América Latina, «a pesar de las potencialidades de los países latinoamericanos, la crisis económica y social actual, empeorada por el flagelo de la deuda externa que paraliza el desarrollo, ha afectado a la población«, dijo Francisco y agregó que esto provoca que se haya «incrementado la pobreza, el desempleo y la desigualdad social, al mismo tiempo que ha contribuido a la explotación y el abuso de nuestra casa común, a un nivel que nunca antes hubiéramos imaginado. Cuando un sistema económico pone al centro solo el dios dinero, se desencadenan políticas de exclusión y no hay sitio para el hombre ni para la mujer. El ser humano, entonces, crea esta cultura del descarte que trae sufrimiento, privando a muchos del derecho de vivir y de ser felices«. Hacemos nuestras las palabras del Papa Francisco y les pedimos a nuestros representantes que el peso de la irresponsable deuda tomada por el actual Ejecutivo Nacional no sea el yugo del pueblo que no eligió al gobierno para que lo someta, sino para que mejore su vida, y esto sólo será posible si se discute un nuevo presupuesto con el eje puesto en la generación de empleo, el crecimiento económico y el reparto equitativo de la riqueza. Que Jesús, Señor de la Vida, ilumine a nuestros representantes para que construyan un presupuesto que asegure el bienestar de tod@s los argentinos.

 

Equipo de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) –

Parroquia Exaltación de la Santa Cruz (Ingeniero Jacobacci

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)