No es posible la Megaminería en territorios comunitarios

La política minera impulsada por el gobierno nacional y el gobierno provincial chocan de lleno con la decisión de las comunidades de no permitir la tarea extractiva dentro de los territorios comunitarios y no comunitarios.

La Megamineria es incompatible con la cosmovisión ancestral de nuestro pueblo Mapuche Tehuelche. Para nosotros/as, las aguadas, lagunas, cerros y montañas están pu ngen –las fuerzas- que cuidan el equilibrio en el Itrofill monguen (la biodiversidad). Lo que para el capitalismo son recursos pasibles de ser extraídos, para nosotros/as son fuerzas necesarias para que exista la vida. La megaminería no es producción, es extractivismo, amenaza a la mapu y principalmente a los Ngen Ko (dueños del Agua). Teniendo en cuenta este punto, que es central en la discusión, es inviable imaginar la autorización del extractivismo en nuestros territorios.

Dejaríamos de ser mapuche si permitiéramos que destruyan los cerros, montañas y contaminen el agua, porque somos parte del territorio, así de simple. Por ello, también decimos que la consulta Libre, Previa e Informada, para obtener el consentimiento de una comunidad, ha de ser vinculante cuando es negativa a los proyectos de estas características. Ello forma parte del derecho internacional, de lo contrario solo sería una audiencia pública en razón de decisiones ya tomadas, sin respetar nuestra cosmovisión. Y esto es así, porque el convenio 169 de la OIT entiende que fuimos víctimas de un genocidio, de una injusticia histórica, de discriminación y racismo en nuestro propio territorio para despojarnos del mismo. Los pueblos originarios hemos vivido y sufrido el avance de la ¿“civilización”?. En nombre del capitalismo, el progreso y el Estado de Bienestar se han cometido los crímenes más atroces que recuerde la humanidad.

En esta parte del territorio que hoy se opone decididamente a la minería Mencué, Comallo, Laguna Blanca, Ñorquinco, Pilquiniyeu del Limay, Colan Conhue, Naupa Huen, El Cuy y aledaños hace menos de 100 años fueron escenarios de la actuación de la sanguinaria policía fronteriza para corrernos y arrinconarnos, utilizando los métodos más salvajes y violentos. Nos obligaron a dejar las pampas y mallines a las estancias de los inmigrantes que se asentaron en estos lugares. La memoria colectiva en esta parte del territorio está muy presente, nosotros/as conocemos muy bien esa historia, por ello No Olvidamos Ni Perdonamos, muy por el contrario exigimos respeto a nuestra legítima y milenaria presencia.

En segunda instancia, el razonamiento de la civilización occidental debiera dar cuenta de los fenómenos climáticos que vive el mundo. Alemania, Francia, Bélgica, India, China inundadas con lluvias torrenciales, miles de muertos en los últimos 10 días. Olas de calor con temperaturas de 57°, incendios y muertos en Canadá y Estados Unidos. Hoy acaban de decretar la emergencia hídrica en Rio Negro y Neuquén por las bajantes de ríos y lagos, con una sequía que alertan sobre posibles incendios, además de una bajante histórica del Río Paraná.

La misma pandemia de Covid-19 es la consecuencia de arrasar el territorio con distintos métodos. Hidroeléctricas, forestales, fracking, productos transgénicos, monocultivo con agroquímicos desforestando y empobreciendo la tierra, megaminería, producción avícola y ganadera concentrada en engordes y de manera antinatural, solo para satisfacer la demanda de la población mundial que hace del consumo y acumulación desmedida una manera de vida. Es aquí donde el estado de bienestar y el kume felen (buen vivir) se distancian, se diferencian.

El kume felen que es un derecho de las comunidades, de la población mapuche-tehuelche necesita de un territorio sano, mientras que el estado de bienestar solo genera dinero a costa del territorio. Por ello a pesar de los 500 años de la conquista y colonización la lucha en esencia continúa siendo la misma, el territorio. Tratamos de preservar nuestros espacios territoriales porque entendemos que el buen vivir requiere del respeto al territorio, fundamentalmente preservándolo de estas actividades extractivas. Ya sea respetando nuestra cosmovisión, teniendo en cuenta una historia reciente, respetando la Consulta Libre Previa e Informada o atendiendo un análisis con sentido común de la situación del cambio climático, sus causas y consecuencias, debiéramos llegar a la misma conclusión.

La Megaminería es inviable en el territorio y esto incluye a todas las provincias de lo que hoy se conoce como Patagonia. El Estado no ha reconocido el Genocidio de los Pueblos Originarios y no cumple con sus propias leyes. No respeta la consulta, no ha entregado tierras aptas y suficientes, no hay títulos comunitarios, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas es un organismo inservible sin presupuesto, no ha terminado el relevamiento territorial de la ley 26160 que vence en noviembre de este año.

En el plano provincial el gobierno se ha negado a firmar el convenio para ejecutar la ley 26160, nunca tuvo voluntad política de cumplir con la Ley Integral Indígena 2287 y proveer del presupuesto para el Fondo de Desarrollo de las Comunidades. En la Fiscalía de Estado hay más de 100 denuncias producto del funcionamiento de una Comisión Investigadora de Transferencias de Títulos de Tierras, que están paradas desde el año 2015. Nunca se han devuelto tierras aptas y suficientes que también prevee la ley 2287. La misma ley tiene artículos que no se aplican. Se niega la provincia a reglamentar la ley de educación para garantizar la educación intercultural.

Con todos estos incumplimientos, nos exigen que aceptemos sus políticas que nos continúan matando. No nos pidan que en el nombre del progreso aceptemos la continuación de la Campaña del Desierto. Tenemos derecho a vivir en este territorio y defenderlo. Es legítima nuestra decisión de cerrarle las tranqueras a las empresas mineras. Somos un pueblo milenario, preexistente al Estado. Somos Mapuche-Tehuelche que defendemos nuestros derechos. Nosotros no fuimos a conquistar Europa, ustedes vinieron a conquistar América.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)