“Mejor no hablar de ciertas cosas…” por Mariano Paez

“Mejor no hablar de ciertas cosas…”

Como tantos argentinos de bien reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Cuando conocí la noticia de su desaparición tras la violenta represión de gendarmería en Cushamen, no dudé en que la gran mayoría de los argentinos queríamos su aparición con vida, pero a medida que fueron pasando los días y la noticia recorría ese lento camino que la llevó a los medios nacionales, me di cuenta de que la mayoría no era tan contundente.

Se cumple un mes de su desaparición y desde los gremios docentes se invitó a que en las aulas hablemos de Santiago Maldonado, pero increíblemente se desató una campaña para que esto no suceda, “Denunciá el adoctrinamiento político en las escuelas al 0800/444-2400, #ConLosChicosNo”, llamé al número telefónico, es del Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Bs As. También han circulado en las redes sociales notas para que los padres no autoricen a los docentes a que les hablen a sus hijos de Santiago Maldonado.

Denunciar y prohibir, me pregunto ¿en qué clase de democracia queremos vivir los argentinos? ¿por qué tienen miedo de hablar de Santiago Maldonado? ¿acaso el silencio no es una forma de adoctrinar? Próximamente se pedirá que no les hable a los chicos de tal o cual presidente en Historia, o que no se les enseñe sobre alguna ley, quien sabe, después de todo, puede ser tomado como adoctrinamiento.

Los docentes confiamos en que contribuimos a que los estudiantes puedan ir formando un espíritu crítico ante la realidad que vivimos y no tenemos miedo a que quienes comparten las aulas con nosotros piensen distinto, nos interpelen, disientan o nos corrijan. Los docentes no adoctrinamos, los docentes educamos y nos educamos cada día.

Si algún compatriota quiere hablar de adoctrinamiento, tendrá que revisar las ideas del impulsor de las escuelas en nuestro país, Domingo Faustino Sarmiento quien les decía a los hacendados  “Para tener paz en la República Argentina, para que los montoneros no se levanten, para que no haya vagos, es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales… para eso necesitamos hacer de toda la república una escuela.” Esa escuela se pensaba para adoctrinar, para que todos seamos y pensemos iguales. Por suerte el paso del tiempo y la diversidad que se fue incluyendo en las aulas, echó por tierra este deseo sarmientino, pese a que a muchos les moleste esta nueva realidad.

Quienes estamos en las aulas no tenemos miedo a quien piensa diferente, lo celebramos. No queremos hablar de Santiago Maldonado para hablar de algún espacio político, eso parece ser más bien lo que buscan quienes quieren prohibir nuestro legítimo derecho a llevar la realidad al aula y que han sembrado de mentiras los Medios Masivos de Comunicación y las Redes Sociales. Nosotros queremos hablar de Santiago Maldonado, porque lo queremos vivo, porque queremos un Estado de Derecho, no una sociedad que vuelva al “algo habrá hecho”.

Y si no quieren escucharnos hablar de Santiago, simplemente pídanle al gobierno argentino que nos responda una simple pregunta ¿Dónde está Santiago Maldonado?

Cuando su familia lo tenga de nuevo entre ellos, no vamos a hablar más de él, vamos a poder hablar con él, y seguiremos caminando juntos, buscando un país más justo, en el que todos tengamos los mismos derechos y en el que siempre sea mejor “hablar de ciertas cosas”.

 

 

 

 

Mariano Paez – DNI 28.740.489

Docente y Periodista de Ingeniero Jacobaccoi (Río Negro)

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (2%)
  • No me Gusta (6%)
  • Me Aburre (11%)
  • Me Interesa (11%)
  • Me Gusta (70%)