«La Trochita»: 100 años de historia

La legendaria locomotora a vapor, «Trochita» cumple 100 años recorriendo la estepa rionegrina. Canal 10 realizó una serie de notas a sus trabajadores quienes cuentan y relatan su historia. Hoy, la primera entrega.

La Trochita, está cumpliendo 100 años. La fecha surge por la compra de las locomotoras Henschel y Baldwin en 1.922, maquinas que aún siguen en funcionamiento, surcando las vías de trocha angosta.

El Viejo Expreso Patagónico como tambien se lo conoce hoy permanece en tres ciudades desde donde hace recorridos turísticos. En los talleres de El Maitén, Esquel y Jacobacci se la cuida y se la prepara para cada temporada.

Hoy conocemos la historia de un trabajador ferroviario, el maquinista, don Faustino Ramallo, de 80 años.

LLegó a Jacobacci con sólo 18 años, en la década del 60. La ciudad lo recibió con 40 cm. de nieve. Los primeros 12  años fue de aprendizaje en el galpón, «desde limpiar la máquina, lavarla, atender la caldera, la mecánica, todo eso se fue aprendiendo», destacó don Faustino.

«ESA MAQUINITA ES DE 1921, FABRICADA EN ALEMANIA Y EN INGLATERRA. ERA ALGO MUY NOVEDOSO», AFIRMÓ RAMALLO.

La trochita empezó a ser una realidad a partir de 1922 cuando se compraron las  locomotoras (Henschel y Baldwin) y los vagones que eran de orígen belga. En principio se impulsaban con carbón y luego fueron reconvertidas a fuel oil. Algo característico eran las pequeñas salamandras en el interior de los coches de pasajeros, eso quedó como parte de la identidad de La Trochita.

Faustino recuerda que «Fabricaron la trocha por una pava. La pava empezó a largar vapor y pensaron aca podemos generar energía porque todo es transformación de energía»

Entre las anécdotas, el maquinista recuerda que quienes estaban al cuidado de la máquina tenían todo listo, para arrancar el viaje sin problemas. «Con el fueguista salíamos, tocábamos el silbato, venía el cambista, enganchábamos la trocha y cuandodaba laorden salíamos chaca, chaca, chaca»

«VIAJABAN UN MONTON. RECUERDO EL AÑO ’77, PUSIERON VAGONES COMO PARA HACER DULCE. 200 MOCHILEROS LLEGARON VÍA BUENOS AIRES, TROCHITA Y DE AHÍ A ESQUEL» RECUERDA DON FAUSTINO.

Las anécdotas de Ramallo nos hacen pensar en alguna pelicula western, «era un jolgorio, una fiesta cuando pasaba La trochita. Estaban todos en la estación, con máquinas, sacando fotos. En Choique esperaban muchos gauchos, nos corrían con los caballos para entregarnos la mercadería que había que dejar en otro puesto».

Por mucho tiempo, el viejo expreso patagónico fue el único medio de transporte. Salía los lunes, miércoles y viernes rumbo a Esquel. El tren tiraba unas 127 toneladas, distribuidas en 5 o 6 vagones. Llevaba un vagón comedor y otro estafeta con toda la correspondencia de la región.

Don Faustino Ramallo, hoy a 100 años de la llegada del ferrocarril a la región sur tiene un gran sueño, «que llegue a Esquel, El deseo es volver a manejar la trochita, porque uno la lleva en el corazón. El ferrocarril me dio todo, le agradezco porque me dio una familia, pude construir mi casa y todo a fuerza del tren».

Pide a las nuevas generaciones de ferroviarios que «quieran a la máquina, como se quiere a una madre, a un hijo. Darle lo mejor, ponerle todo el empeño de uno para que no se caiga más, que siga andando hasta que los fierros no den mas.»

Un poco de historia

Impulsado por el Ministro de Obras Públicas de la Nación, Ezequiel Ramos Mexía en 1908, el ferrocarril chubutense debía ser conectado a la red nacional para desenclavar poblados aislados en el centro de la Patagonia. El clima, el terreno y problemas de presupuesto propiciaron la construcción de un ramal de trocha angosta (0,75 cm), distinto al resto de la red argentina. Se compraron vagones y locomotoras especiales en Europa y los Estados Unidos.

Las obras duraron unos 30 años y fueron hechas a mano, sin maquinaria pesada. El tren llegó a Jacobacci en 1917, en 1921 se decidió conectar este pueblo con Esquel. Desde allí nace el trazado que llega hasta la ciudad chubutense a través de 402 kilómetros y más de 600 curvas. En 1941 el trazado llega a El Maitén y finalmente a Esquel en 1945.

La Trochita resistió más que otros trenes y siguió circulando hasta 1992. Tras 30 años del cese de su servicio recobró vida y volvió a las vías.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)