Frassetto: «Octubre fue el período más seco de los últimos 60 años»

La falta de lluvias y la presencia de altas temperaturas en primavera hacen prever un verano en el que podrían surgir varios focos de incendio en la región. El fenómeno de sequías comenzó hace más de una década pero recién este año se afianzó a niveles históricos.

Las advertencias que llegan de parte de los brigadistas, en torno a los incendios forestales, encuentran fundamentos en los datos que señalan que la sequía se afianza en toda la región. Por caso, octubre fue declarado el mes más seco en Argentina desde 1960 y el año 2020 como el cuarto más cálido desde los registros de aquella época.

El titular de la Autoridad Jurisdiccional de Cuencas (AIC), Fernando Frassetto, se refirió a la presencia de viento y menores precipitaciones en la Cordillera en la última década que, sumadas al ingreso de aire subtropical, generan condiciones para que las tormentas eléctricas, por lo general secas, se posicionen sobre esta zona con peligros de incendio.

El meteorólogo advirtió que la sequía es un fenómeno que se sufre en todo el país, en un año catalogado como el tercero más seco desde 1961. Esta situación fue vinculada directamente a un “cinturón” planetario en el que se verifican casos similares en Sudáfrica y Australia, donde también se pudieron observar incendios forestales con graves consecuencias para la flora y la fauna.

“Estamos en una estación seca pero hay que pensar en la pampa húmeda y en el norte argentino porque La Niña puede afectar con déficit de precipitaciones durante el verano y aún en el primer trimestre del próximo año”, agregó acerca de lo que se puede esperar para los siguientes meses.

Frassetto dijo que la región se encuentra frente a una estación primaveral más cálida que la de los últimos años y que, a pesar de las nevadas que se sucedieron en invierno, se hace más notoria la falta de lluvias entre mayo y septiembre, propiciando las condiciones para tener vegetación seca antes del verano.

Ni siquiera las bajas temperaturas que se anuncian para los próximos días alcanzarán a generar cambios en el pronóstico generalizado. “Si bien no son grades lluvias, la baja temperatura y la humedad nos van a ayudar mucho”, dijo acerca de una temporada en la que se esperaban entre 50 y 100 milímetros de lluvia pero ese número apenas alcanzará los 40 milímetros en Bariloche y Villa La Angostura.

Sin embargo, Frassetto confía en el ingreso de aire polar para bajar la temperatura ambiente a pesar de una primera quincena de diciembre que se pronostica con periodos muy cálidos. Según el especialista, enero se caracterizará por la alternancia de días cálidos con otros más fríos.

Además se refirió a la presencia de tormentas que no deberían ser extrañas para los habitantes de la región. Cada año el aire subtropical llega más al sur y se encuentra con el aire frío de esta zona, ocasionando un fenómeno que en 2014 provocó lluvias de 200 a 400 milímetros y situaciones más severas como las inundaciones registradas en octubre de 2015 en todo el país.

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)
  • Me Aburre (100%)