Error de UnTER, hizo una denuncia mediática sobre la compra de relojes

Desde el ministerio de Educación se sorprendieron con el tema, sobre todo la ministra de esa cartera Mónica Silva, que al ser consultada por varias radios de la provincia, desmintió el hecho categóricamente.

Varias de esas entrevistas, la ministra las dio antes de la reunión paritaria que mantuvo con el gremio. Desde el sindicato, no lo plantearon en la mesa de negociación con el gobierno, sabiendo que habían tenido un grave error con esa denuncia.

Desde el Gobierno, antes de la paritaria ya habían desmentido el tema al ser consultados por este medio.

El Comunicado de UnTER dice lo siguiente:

En todos los espacios, UnTER denuncia permanentemente, la falta de insumos básicos en las instituciones, el recorte de servicios de transporte y provisión de alimentos frescos en los comedores por deudas con los proveedores, la pérdida de clases por falta de mantenimiento. Frente a estos reclamos, la respuesta es la misma: no hay recursos, sin embargo destinará casi cinco millones en controlar a trabajadores

Con la compra de 450 relojes, destinados a registrar la asistencia de trabajadores docentes y no docentes, el gobierno muestra que le importa más vigilar y castigar, que discutir la redistribución del presupuesto educativo, para insumos y mantenimiento de las instituciones educativas.

Difícil de entender la autorización de este gasto innecesario de 4.490.000 pesos, después que el gobernador Alberto Weretilneck anunciara nuevas medidas de ajuste para trabajadores estatales, no más del 15% de aumento para el 2018, congelados los ingresos e invitaciones a retiros voluntarios, como medidas para paliar una crisis económica de la que su gestión es responsable.

El mensaje es claro, el gobierno rionegrino optó por garantizarle al estado nacional la aplicación de sus recetas de ajuste. Como buen discípulo, acepta el convite de Macri de reducir al mínimo los gastos, y reproduce simbólicamente el mito sobre trabajadores estatales, hay que controlarlos, porque si no, no funcionan.

Exigimos la inmediata intervención de los organismos de control de gasto del estado, porque esta supuesta licitación implica el pago de $ 9977 por unidad de un producto, que en el mercado no supera los $ 4000. Las cuentas son fáciles, sin calcular el descuento por compra mayorista por el volumen de la compra, se pagarán, como mínimo, 2.500.000 de más.

¿Quién se beneficia con este vuelto? ¿Por qué no se destina este importe a lo que es realmente importante como es garantizar las condiciones dignas de enseñar y aprender en Río Negro? Continuaremos hasta obtener las respuestas necesarias, la transparencia en la gestión debe ser un acto cotidiano de los gobiernos. Exigimos la genuina distribución del ingreso en educación, salud y justicia. ¡Basta de funcionarios que se enriquecen a favor del pueblo!

Esa información fue presentada a la conducción central por una de las seccionales del sindicato, pero lo real es que pertenece a la provincia de Salta.

La página mst.org.ar, publicó que en Salta si comprarían relojes biométricos, es un sitio digital de izquierda
Salta: ¿Relojes biométricos faciales para controlar el ausentismo docente y no docente?

A través de la Resolución 7459-E-17 (ver foto), la ministra de Educación del gobierno del PJ en Salta, Analía Berruezo, dispone una millonaria licitación privada para instrumentar un “control digital” de la asistencia de las maestras, profesores, auxiliares de la educación, bibliotecarios y demás personal en las escuelas salteñas.

Para ello piensan colocar cientos de “relojes biométricos faciales”. Una decisión más que indignante y repudiable ya que costarían nada menos que 10.000 pesos cada relojito… Y se debe tener en cuenta que se trata de sólo la primera etapa del fastuoso proyecto, ya que no hay sólo 450 escuelas en Salta, sino muchas más. Al menos, en el relevamiento del año 2010 publicado por la UNICEF -en base a datos del Censo Educativo del ministerio de Educación de la Nación-, habría al menos 2.627 unidades educativas en la provincia.

Por lo tanto, se van a gastar varias decenas de millones de pesos, sólo en la compra de estos “chiches” en las escuelas. Habrá que ver cuánto demanda la instalación, su funcionamiento, repuestos, mantenimiento, etc. Toda una ironía para una provincia que, tristemente, sigue informando desde hace varios años que cuenta aún con una treintena de “escuelas ranchos” en dramáticas condiciones.

Frente a esta realidad y urgencias, se trata de un gasto más que superfluo y contrario al sentido común. Sobre todo porque hay sobrado control de las asistencias y el ausentismo en las escuelas de la provincia y el país. Si quisieran contribuir a resolver el ausentismo, podrían invertir esos millones en resolver los graves problemas de salud de los trabajadores de educación; los que inciden en nuestras prácticas y en la calidad educativa que se pueda brindar, frente al desgaste físico, psíquico y emocional propio de una profesión con enorme desgaste como la docente, agravada por los bajísimos salarios que obligan a trabajar en dos y tres turnos o correr entre varias escuelas como es el caso de los profesores, todo para llegar a fin de mes.

A quienes sí deberían ponerles “reconocimiento facial biométrico” es al gobernador Urtubey y a todos los funcionarios de su gobierno, a su ministra de Educación, Analía Berruezo, al ministro de Educación macrista, Alejandro Finocchiaro, y a los funcionarios de su “ministerio sin escuelas” en la Nación. Y sobre todo a los diputados, senadores y concejales de Salta que rara vez van a “trabajar”. Antes que gastar fortunas en seguir controlando a las maestras, profesores y trabajadores de la Educación, que sostenemos la escuela estatal a diario, junto a los alumnos y la comunidad educativa.

Este gasto es tan aberrante y superfluo que sólo evidencia la búsqueda de un inmenso negociado para justificar tamaña erogación en algo que nada tiene que ver con las carencias y urgencias de la escuela pública salteña.

Un gasto que, además, no ha sido puesto a consideración ni control respecto a su necesidad en una provincia como Salta que, al igual que el resto del país, padece gravísimas carencias en el conjunto de los establecimientos educativos –no sólo en las decenas de escuelas rancho que aún no se erradican-, donde faltan tizas, vidrios, mobiliario, material didáctico, calefacción, luz o acceso a internet, entre otras urgencias.

Por todo ello, desde Alternativa Docente planteamos:
 Exigir la inmediata anulación de este negociado y gasto millonario innecesario.
 Plata para la escuela estatal, no para las empresas privadas.
 Apertura inmediata de la paritaria salarial, mejores condiciones laborales, edilicias y mayor presupuesto para la escuela pública.

Cecilia Gómez, docente y Secretaria de Interior CTA Salta
Francisco Torres, Sec. Gremial FND-CTA Autónoma
Federación Nacional Docente
Alternativa Docente
MST en Izquierda al Frente
Categoria: Sindical Etiquetas: alternativa docente, cecilia gomez, derechos humanos, docentes, educacion publica, Francisco Torres, izquierda al frente, Macri, MST

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)
  • Me Aburre (100%)