En Las Grutas hay que visitar “Altos del Mar Ecoparque» por Jorge Castañeda

En el acceso sur de Las Grutas hay un parque temático ecológico “Altos del Mar Ecoparque Las Grutas”, Si el turista quiere sorprenderse gratamente no debe dejar de visitarlo. Aparte de la excelente oferta gastronómica se pasará un momento en contacto con la naturaleza netamente patagónica con especies arbustivas  propias de la estepa patagónica: jarillas, chañares y otras.

El predio está dividido en varios sectores y para el buen observador hay mucho para contemplar. Lo que más llama la atención es una ballena realizada con cubiertas recicladas de un realismo que impresiona.

Un antiguo amperímetro descansa ya ahíto de tantas labores en su vida útil. Desde un mangrullo se puede apreciar una vista en altura del balneario, donde el mar azul enseñorea majestuoso. En otro rincón un viejo barco de pesca solo aguarda otra vez levar anclas para navegar por el golfo.

Hay varias esculturas cinéticas realizadas con ruedas de bicicleta que el visitante puede hacer girar a su antojo. Un dibujo de una lechuza pone trazos de color y de buenos augurios. En un espacio destinado a recrear el siempre recordado boliche Chimocho luce hermoso y atractivo un vitral que fuera de la primera farmacia de San Antonio Oeste.

Screenshot_2021-01-26-20-57-23[1]

Llama la atención una moto también realizada con cubiertas usadas de autos y que sirve de hamaca para el divertimiento de los niños. Una pequeña bomba de agua ofrece su manija al visitante. Un aljibe realizado en madera tiene hasta los últimos detalles.

A la entrada uno se ve gratamente sorprendido porque es recibido por un carrito de heladero que fue uno de los primeros en ofrecer su golosina a los niños y no tanto de San Antonio. Es una reliquia.

Entrar en los sanitarios es pasar a un lugar con mucha magia. En las paredes viejos letreros y muchos recortes históricos de un tiempo que se fue. Los pisos artesanales todo un lujo y en que a limpieza hace: impecable.

Un viejo motor con su respectivo letrero hace las delicias de un amante de los fierros. Todo es lindo y muestra el buen gusto de sus propietarios. Lugar apto y ameno para olvidarse del celular para jugar en sus mesas a las damas o el ajedrez. Todo invita al sosiego.

En un llamativo domo cervecero se puede disfrutar unas frescas cervezas acompañadas de exquisiteces caseras como unos crocantes nachos. Todo ideal para pasar una tarde en familia. Lorena y José María son buenos anfitriones. Faltaba un lugar así en Las Grutas.

 

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)