Emotivo Acto en Memoria de Carlos Surraco

En el Marcos del Día de la Memoria, La Verdad y La Justicia, vecinos de Jacobacci recordaron a Carlos Adolfo Surraco, desaparecido en 1978. En un conmovedor relato Gustavo, uno de sus dos hijos, hablo por primera vez del hecho, y uno de los testigos cuanta como fue el secuestro.

Minutos antes de la medianoche organizaciones sociales y vecinos de Jacobacci se convocaron al Taller Mecánico Sartor, donde Carlos Adolfo Surraco fue secuestrado el 4 de abril de 1978. En el acto se citaron artículos alusivos a la fecha, tomaron la palabra representantes de UNTER y el Sindicato Luz y Fuerza y se dio lectura a una carta que envió el hijo mayor de esta víctima de la dictadura.

dia de la memoria1

Luego “El Chueco” Mingot, trabajador del Taller Sartor y testigo del secuestro de Surraco, tal como lo hizo el año anterior recordó lo sucedido ese nefasto día, pero este año se lo contó directamente a uno de sus hijos. Mingot dijo: “en este mismo lugar estaba trabajando yo cuando llego una persona y me pregunto si yo era Carlos Surraco. Pensé que era gente de Cerro Castillo (empresa minera que funcionaba por aquel entonces) les dije en Broma “por suerte no soy Carlos Surraco”. El tipo me vuelve a preguntar de nuevo por Surraco y le digo que está trabajando en el baldío en su camión. Pasaron unos 5 o 10 minutos, yo estaba con Víctor Donadio compañero de trabajo, y aparece Carlos y nos pregunta “¿no vieron a Surraco?” nosotros nos sonreímos, porque preguntaba por él mismo. Carlos siguió caminado para adentro del taller. El hombre me vuelve a preguntar por Carlos, y yo le digo que “es él”. Cuando yo le digo eso, el tipo saca un arma y le dijo ¡párate!, lo puso sobre una camioneta y llama a otra persona que estaba en uno de esos “famosos” falcón. Esté baja con una metralleta, lo revisa y así como estaba, de mameluco y alpargatas, se lo llevan”. El Chueco. además contó que la noche anterior había llegado a Jacobacci uno de sus hermanos para avisarle que lo venían a buscar.

dia de la memoria12

A continuación del relato de Mingot, llego el momento más emotivo del encuentro. Gustavo Surraco, hijo de Carlos, hablo a los vecinos de Jacobacci, sin esconder su emoción, con frases entre cortadas por un llanto contenido y con sus ojos llenos de lágrimas. “Como se imaginaran para mí esto fue muy difícil. Ya en ese momento fue como muy chocante para mi ver que en Jacobacci, donde yo viví toda mi vida, la gente era consciente de lo que me había pasado. A mi viejo yo no lo conocí, no tengo ningún recuerdo. No quiero imaginarme lo que habrá sufrido mi viejo y lo que sufrió mi vieja cuando paso eso” señaló.  Gustavo además se refirió a la gente de su pueblo, “Pase toda mi infancia y mi adolescencia acá. Creo que en lugar de pedirme disculpas como dijo “El Chueco” por lo que pudo haber llegado a decir la gente o algo, yo creo que para mí fue totalmente lo contrario, en esos 18, 20 años que viví acá, nadie me dijo nada al respecto, nadie dijo nada malo de mi viejo. Todos sabemos que seguramente hay gente que hubiese pensado… No sé, lo peor, pero en mis años que viví acá fue casi transparente; ósea, es lo contrario. Me gustaría agradecerles a todos los que compartieron conmigo ese momento, y agradecerles por haberme “protegido” de todo eso” afirmó.

También contó el motivo del porque nunca había hablado antes este tema con nadie y como decidió romper el silencio, “Mi hermano Carlos tomo esta tragedia de otra manera. Los individuos, todo sabemos que cada uno cuando les pasa algún hecho trágico lo toma según su personalidad, Mi decisión, tal vez, involuntaria fue cerrarme en mi mismo y nunca antes haber hablado de esto con nadie. Yo no eh hablado de esto con mi mama, no eh hablado de esto con mi hermano, no eh hablado de esto con amigos, no eh hablado de esto con nadie. Pero lo que les digo es cierto, literal, yo eso lo guarde hasta hoy. Si se preguntan por qué lo saco ahora después de 40 años hay una sucesión de hechos  o combinación de factores que me llevan a tomar esta decisión. Yo creo que lo primero es que tengo dos hijos. Uno es Felipe que está aquí conmigo. Por el yo eh pensado ¿Qué voy a decirle a Felipe acerca de su abuelo?. En algún momento yo tengo que hablar con Felipe de esto que pasó, porque la memoria hay que mantenerla viva”.

La decisión de hablar de la desaparición Carlos, su padre, la tomo cuando le paso algo particular en la plaza en la cual había jugado toda su infancia, “La decisión de haber empezado a hablar de esto, la tome el año pasado cuando vine acá a Jacobacci por motivos personales. Dije, ¡vamos a la plaza San Martin!. Fuimos a la plaza y vimos los pañuelos pintados en el piso. Esos pañuelos pintados ahí fueron como una patada a esa puerta que yo tenía cerrada. Volví a pensar en todo y dije: ¡Es hora de empezar hablar del tema y a tratar de mantener activa y viva la memoria de eso que pasó!.

Gustavo finalizó su relato diciendo: “Me pregunte ¿Por qué estuve 40 años así?, callándome. Entonces acá estoy y seguramente estaré el año que viene, y estaré el año que viene, y el otro año que viene, con el objetivo de mantener viva la memoria de todos los adolescentes, a los que están y a los que van a venir. Esto no se puede olvidar, un pueblo que olvida algo tan trágico, no puede ir para adelante” sentenció.

Posteriormente al relato del hijo del desaparecido, se descubrió una nueva placa en el lugar con la frase: “Por las memorias silenciadas y ocultadas, que pensaron en otros futuros… Carlos Surraco a la edad de 36 años, Detenido/desaparecido 04/04/1978”.

A continuación, hubo una movilización acompañada por antorchas, hasta la sede del Sindicato de Luz y Fuerza dónde se proyectaron audiovisuales alusivos a 24 de Marzo, Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

En la jornada de hoy continúan las actividades, con una pintada de murales en la Calle Roldan y pintada de pañuelos en la Plaza San Martin.

 

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Aburre (0%)
  • Me Enoja (0%)
  • Me Interesa (14%)
  • No me Gusta (14%)
  • Me Gusta (71%)