El jacobacino Pajarito Méndez el puntero de la estadística

Gustavo Méndez es el puntero de la estadística de Rio Negro y Neuquén que lleva adelante Por los Palos web.  18 carreras ha ganado en este año, computando solo lo hecho en estas dos provincias, pues en Dolavon, Chubut también ganó, pero esas carreras no entran en los cómputos. Pajarito, como se lo conoce en el ambiente, es el más ganador del recuento de nuestra página y de los que mas corren también. A todos lados donde va siempre tiene varias montas y mas de una vez se comenta jocosamente que en cualquier momento corre dos caballos en la misma carrera.  Estas posibilidades que tiene son el resultado de una extensa trayectoria, que arrancó entre los 14 y 15 años, en donde el nacido en Jacobacci jamás le sacó el cuerpo a los caballos que le ofrecieron y a las pistas donde le propusieron correr. Gustavo Méndez es de los jockeys que han corrido en mas lugares en la Norpatagonia pues además de las pistas mas importantes y las menos conocidas, también ha corrido en lugares insólitos como Chacra Monte (en la zona de chacras de General Roca) y Atraico (en cercanías de su pueblo natal) por mencionar algunos parajes adonde fue a ejercer su profesión. Desde las largadas a bandera hasta las luces de Palermo y San Isidro, desde que le regalaron un petiso a los 5 años hasta el dia de hoy su dedicación a los caballos ha sido completa y desde que se hizo aprendiz, al comienzo de su adolescencia, se destacó por su profesionalidad y su dedicación.

Tras haber pasado su infancia y preadolescencia casi más a caballo que caminando, Pajarito Méndez llegó a Guerrico, al haras Cabo Alarcón del extinto gobernador Pablo Verani a trabajar con el eximio jockey y por entonces cuidador Juan Zarrazabal y allí comenzó un aprendizaje de la mano de un especialista en la materia. Desde que les tomó el gustito a las carreras, Gustavo comenzó a correr en todos los lugares que podía y todos los caballos que le dieran, casi como hace hoy en dia. En esa vasta trayectoria tuvo puntos muy altos como en los años de apogeo del Hipódromo de Viedma cuando ganó 4 estadísticas consecutivas, épocas donde si había 19 carreras corría de la primera a la última. También tuvo un momento de destaque allá por el 2003 cuando hizo su experiencia en los máximos. Aun recuerda sus inicios en San Isidro donde quizás fue la única vez que se sintió un poco nervioso y siente que ayudó a su seguridad la ayuda que le brindó nada menos que Jorge Valdivieso.

pajarito-mendez.jpg-6

Pajarito se siente conforme con su extensa campaña, pero cree que por ahí tendría que haber apuntado a quedarse corriendo “adentro” pero que tomó otra decisión y si bien no se arrepiente sabe que todo podría haber sido distinto. Sin embargo, al elegir correr en “la calle” tuvo la chance de montar a los caballos que él considera que han sido sus mejores montados: Turco Miguelito con el que ganó desde 400 a 800 metros y que incluso desafió en su momento a cualquier caballo del país y pudo ganar su compromiso. Con ese caballo recorrió casi toda la provincia de Buenos Aires y parte de La Pampa con un gran éxito. El otro notorio es el fabuloso cuarto de milla Kapanga, de Miguel Irigoyen, con el que ganó una carrera en Macachín a Sonsita y Don José en un tiempo récord que aún no ha podido ser destronado y aunque perdió también rememora aquella vez que Apolo vino a Tornquist a correr una concertada de la cual todavía se habla. Otro hito en su trayectoria ha sido ganar el Pellegrini de Neuquén con Chárter Eleven, en una carrera accidentada es cierto, pero también en una pista que él discurre que es realmente complicada por lo trabado de su dibujo.

Hoy en dia vive en Las Grutas y ya no varea tanto como años atrás por lo que tiene que hacer otro tipo de entrenamiento para mantenerse en peso pues está casi al limite con 56 o 57 kilos por lo que ya no acepta montas en las cuales tenga que descargar demasiado. Eso fue lo que le aclaró a Martin Sosa cuando tomó el compromiso de montar los caballos del trainer de Los Corrales. De todas maneras, sigue disfrutando de correr sobre todo aquellas de entre 600 y 1000 metros, donde hay tiempo para corregir y para pensar mas la carrera. Se siente con fuerza para seguir corriendo porque esta entero y gracias a Dios, como manifiesta, no ha tenido accidentes severos más allá de aquellas dos rodadas, una en Jacobacci y otra en Guardia Mitre, circunstancia en la que perdió el conocimiento. Sabe que el secreto esta en la profesionalidad, en la dedicación y en correr a todos los caballos con las mismas ganas, sea a bandera en Atraico o soltando de las puertas con uno que salga “como quemado con grasa” en algún clásico importante.

Gustavo Méndez viene ganando la estadística y si bien lo pone contento no piensa mucho en ello porque sabe que en esta profesión no hay lugar para distracciones porque generalmente los errores se pagan muy caros. Es por ello por lo que cada domingo su concentración esta dedicada exclusivamente a la siguiente prueba en la que se le va a sentar a un pingo para tratar de hacerlo llegar primero al disco.

Por los Palos web

 

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Interesa (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • Me Enoja (0%)
  • Me Gusta (100%)