Condenados por traficar droga entre Viedma y Bariloche

l Tribunal Oral en lo Criminal Federal de General Roca, constituido en sala unipersonal por el juez Alejandro Silva, decretó la condena de tres sujetos que fueron acusados por traficar estupefacientes entre Viedma y Bariloche. Otros dos involucrados, con condenas previas por la misma temática, fueron condenados por tenencia simple de estupefacientes.

Se trata de una causa seguida contra Juan Miguel Barrientos (48) y Lino Ariel Torres (26), ambos de Bariloche y Eric Ariel Sandoval (25), Alexis Abel Sandoval (28) y Héctor Camilo Figueroa (50), los tres con domicilio declarado en Viedma, aunque el último también tiene fuertes vínculos en Bariloche, lugar en el que nació.

Todos fueron acusados por la fiscala Graciela Degrange como autores de delitos vinculados al tráfico de estupefacientes y durante las audiencias de juicio fueron defendidos por los abogados particulares Luciano Perdriel y Manuel Maza, a excepción de Torres que fue representado por la defensora oficial Celia Delgado.

Figueroa y Barrientos fueron acusados por un hecho ocurrido el 10 de julio de 2015, cuando transportaron desde la ciudad de Viedma y con destino a Bariloche, casi dos kilos de marihuana y unos trescientos gramos de cocaína. Torres fue enjuiciado como partícipe secundario en dicho transporte de estupefacientes al llevarlo consigo en el transporte público de pasajeros de la empresa “Las Grutas” el mismo día 10 de julio de 2015, tal como lo habían organizado y concretado Figueroa y Barrientos.

Según la pieza acusatoria, el cargamento fue interceptado por personal del Departamento de Toxicomanía y Leyes Especiales de la Policía de la provincia de Río Negro, en cumplimiento de una orden emanada por el Juzgado Federal de Viedma.

Los hermanos Sandoval, por su parte, fueron requeridos a juicio por la tenencia de casi tres gramos de marihuana y unos 18 gramos de cocaína, en su domicilio del barrio Lavalle de la capital provincial, que fueron encontrados en el marco de un allanamiento desplegado por la misma fuerza policial bajo expresas directivas del mismo Juzgado Federal de Viedma.

Figueroa Torres y Barrientos fueron acusados por tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte en calidad de partícipes secundarios al igual que Torres. Los hermanos Sandoval fueron acusados por el delito de tenencia simple de estupefacientes.

Como parte de un acuerdo de juicio abreviado, las partes intervinientes en el proceso acordaron que con la prueba reunida podía acreditarse la responsabilidad de los acusados en las maniobras ilícitas investigadas y que ellos mismos reconocieron.

Vale mencionar que la causa se inició como desprendimiento de otro expediente de mayor complejidad, del que a la vez se derivaron otras causas que involucraron a otras personas, acreditándose la comercialización de drogas en la ciudad de Viedma y otras localidades de la región.

Según pudo reconstruir la fiscalía a partir de las intervenciones telefónicas desplegadas en el marco de la investigación, Torres hacía las veces de “mula”, trasladando el estupefaciente, bajo las directivas de Barrientos, que a su vez coordinaba y expandía la actividad ilícita de Gustavo Perfetti, quien en el caso fue sobreseído. Para Degrange, no quedó claro que entre todos formara una asociación delictiva, pero sí que el proveedor de la sustancia era el mencionado Perfetti.

En función de todo lo señalado, la fiscalía postuló una condena de tres años de prisión en suspenso para Barrientos, Torres y Figueroa, con más una multa de 225 pesos y el cumplimiento de pautas de conducta por el mismo lapso, en tanto que para los hermanos Sandoval, reclamó una pena de un año de prisión en suspenso y multa de cincuenta pesos. Como ambos registraban una condena previa por comercio de estupefacientes, la fiscalía postuló la unificación de las condenas siendo en el caso de Alexis en suspenso y en el caso de Eric de cumplimiento efectivo, con más el pago de una multa de mil quinientos pesos.

Tanto los defensores como los imputados coincidieron en la validez de la propuesta, la calificación legal escogida y las penas planteadas por la fiscalía, declarándose culpables los acusados y consintiendo el mecanismo de juicio abreviado los defensores.

De las intervenciones telefónicas se desprendió que se pactaban encuentros, precios, cantidades e inclusive la presencia de determinadas personas realizando conductas en infracción a la Ley 23.737, de estupefacientes. Los involucrados acordaban en diálogos telefónicos el transporte de sustancias, día de salida y llegada, como así también los valores del mercado de ambas sustancias, identificando a la cocaína como “papel” y “cigarro” a la cannabis sativa (marihuana).

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)