8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

El 8 de marzo se conmemora en todo el mundo, el día internacional de la mujer trabajadora, que simboliza la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad de género. Cada año, este día pone en escena los avances sociales, culturales, políticos y económicos que hemos realizado en materia de equidad de género; pero también evidencia las deudas sociales y políticas que aún tenemos.

 Los Legisladores provinciales Carina Pita y Marcelo Mango -del bloque del Frente para la Victoria (FpV) en Río Negro- hacemos llegar nuestro cordial saludo y acompañamiento a todas las mujeres en su día.

Las mujeres y los hombres que militamos activamente en política debemos levantar nuestra voz en repudio a la violencia de género, de las que son víctimas las  mujeres. En esta fecha, es imposible no pensar y comprometernos ante los múltiples casos de femicidios y agresiones brutales a la mujer. Es nuestro deber analizar estos casos en el marco de la desigualdad de género, y de la existencia de una sociedad patriarcal que reproduce una cultura de sometimiento y dominación de la mujer.

También, es imperante ser conscientes del rol que ejercen los medios de comunicación y condenar enérgicamente tanto el acto de violencia en sí mismo, como la construcción del relato mediático que se realiza a posteriori: donde la víctima vuelve a ser re-victimizada y en el absurdo termina siendo culpable de su propia muerte. En nuestra lucha por la igualdad de género, Nunca Más debemos permitir que una mujer sea enjuiciada y cuestionada mediáticamente por sus hábitos, por su conducta, por sus elecciones, por su forma de vestir. Hay una sola cosa cierta: nada justifica la violencia contra la mujer.

Es necesario condenar y luchar contra todo tipo de violencia ejercida sobre la mujer: física, psicológica, sexual, económica – patriarcal y simbólica. Debemos exigir y trabajar para que los Estados generen las políticas necesarias para erradicar la violencia en todos los ámbitos de desarrollo de la mujer.

Debemos concientizarnos y militar para que los derechos de las mujeres no sean transgredidos y para que todas las mujeres obtengan las mismas oportunidades que los varones. En nuestra sociedad, no podemos permitir diferencia en el acceso a los cargos jerárquicos, ni diferencias salariales por el mismo trabajo, ni que se ejerzan diferencias en los ámbitos de salud, educación, políticos o sociales. Debemos exigir el respeto por todos los derechos de la mujer, en particular, el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, y por eso, seguimos exigiendo la promulgación del aborto legal y gratuito.

Para construir una sociedad igualitaria debemos hacerlo juntos, varones y mujeres en pie de igualdad.Convocamos a construir una sociedad más justa, dónde el respeto y la lucha por alcanzar los derechos de la mujer sea un punto irrenunciable en el camino a la sociedad que unidos soñamos.

 

Que te ha generado esta noticia?
  • Me Enoja (0%)
  • Me Aburre (0%)
  • No me Gusta (0%)
  • Me Interesa (0%)
  • Me Gusta (0%)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.